Seguro Decenal para Autopromotores

Un seguro decenal cubre los daños estructurales que afecten a la resistencia mecánica o a la estabilidad de la construcción, que incluyen columnas, muros de carga, vigas, cimientos, etc., si se producen por vicios de construcción.

Así, cualquier torsión, agrietamiento o hundimiento en un plazo máximo de diez años tras la finalización del edificio será cubierto por la aseguradora, y el propietario podrá reclamar la responsabilidad decenal a los agentes de obra y no al promotor o autopromotor.

Tal y como recoge la Ley de Ordenación de la Edificación 2002, es obligatorio para promotores si se quiere inscibir la obra en el Registro de Propiedad, lo cual quiere decir que el uso de la edificación esté destinado a la vivienda del mismo.

Sin embargo, es posible que seas un autopromotor, es decir, que seas promotor de una vivienda unifamiliar a la cual vas a dar uso particular para ello. En este caso no te preocupes, puesto que la LOE 2002 establece que la obligatoriedad de un seguro decenal no es aplicable a casos de autopromotores de una sola vivienda a la que vayan a dar uso propio. De esta forma se evita el hecho de que tengas que asegurarte a ti mismo.

Pero hay que recalcar que la contratación de este seguro sí es obligatoria si, antes de la finalización de los 10 años tras la construcción, decides traspasar la vivienda. Así se garantiza al comprador las coberturas necesarias para los riesgos pertinentes. En esta situación deberás adquirir la garantía en función de la diferencia entre el tiempo que llevaras habitando la vivienda y los diez años de plazo de reclamación.

Este requisito solo podrá evadirse en caso de llegar a un acuerdo entre autopromotor-vendedor y el comprador.

En edificaciones con uso dirigido a la vivienda, la Ley de Ordenación de la Edificación pretendía, además, exigir la obligatoriedad de tres años de plazo de reclamación para defectos de construcción que supuesen un perjuicio en las condiciones de habitabilidad, y de un año para acabaos de obra. No obstante, tal iniciativa no prosperó y solo es vigente la obligatoriedad de responsabilidad decenal.

Aparte de la cobertura básica en daños estructurales por vicio de construcción, las  compañías aseguradoras pueden ofrecer garantías complementarias no exigibles legalmente, entre las que se encuentran, entre otras:

  • Indexación de capitales asegurados: de esta forma se cubre la revalorización automática.
  • Abandono de recursos a la dirección facultativa, proyectista, contratista o gestora, si estos renunciaran a acciones de las que son responsables decenalmente.
  • Impermeabilización de fachadas y estanqueidad de cubiertas por defectos en materiales o en el proceso de construcción.

Queremos recalcar que el seguro decenal tienes exclusiones en las cuales se aplican las garantías y que, en resumen, conciernen a cualquier daño personal, a edificios adyacentes, al contenido (todos los muebles, electrodomésticos, equipo electrónico, etc.), o a daños en la estructura generados por un mal uso del propietario o terceras personas.

Es imprescindible recordar que normalmente la compañía de seguros exigirá como requisito para la concesión del seguro decenal una supervisión de un Organismo de Control Técnico, que se encarga del control de calidad, las etapas de construcción, ajuste al proyecto y cumplimiento de la normativa vigente.

Pero si eres autopromotor y no estás en situación de traspaso de vivienda recuerda que no tienes por qué contratar un seguro decenal y, por tanto, tampoco deberás correr con los gastos del OCT.

En caso de que sí te veas en la obligación de la toma de un seguro decenal por traspaso, es probable que tengas dudas en torno a la póliza del mismo. El precio del seguro decenal oscila alrededor del 0,3-1% del valor de obra, por lo que, si la construcción de la vivienda unifamiliar que vas a vender equivale a 100000 euros, el seguro costará unos 1.000€, a los que hay que aplicar las deducciones por tiempo habitado.

Además, hay que añadir el precio de la OCT que te exigirán la mayoría de las compañías, que también es variable pero que suele rondar en torno al 0,3% del valor de obra. Recuerda que la inspección de un OCT en una vivienda ya construida puede tornarse compleja en su procedimiento y verificación, aunque las tarifas deberán ser menores al carecer de un seguimiento periódico.

Si eres autopromotor y quieres contratar un seguro decenal de la edificación, no dudes en contactar con nosotros y te atenderemos en la mayor brevedad posible. Además, puedes usar nuestro comparador para encontrar tu mejor seguro decenal al mejor precio