Seguro de Defensa Jurídica

¿QUÉ ES UN SEGURO DE DEFENSA JURÍDICA?

Un seguro de Defensa Jurídica proporciona al tomador del seguro protección jurídica frente a problemas legales como denuncias, pleitos, reclamaciones, etc., que atenten contra los derechos y propiedad física e intelectual del asegurado.

Una de sus coberturas más básicas es el abono de los gastos económicos derivados de un proceso judicial así como el gasto o proporcionamiento de un abogado, motivo por el cual se suele denominar seguro de abogados.

Este abogado, que actuará como fiscal o defensor según tus intereses, llevará a cabo el proceso judicial y te ofrecerá asesoramiento experto, ya que es tu derecho como tomador de un seguro de asistencia jurídica.

La mayoría de los juicios son muy complejos y acaban por dilatarse debido al empleo de recursos jurídicos, como las apelaciones, por lo que el gasto total puede alcanzar cifras muy elevadas que dañarían buena parte de tu solvencia económica. Con un seguro jurídico tendrás todos los gastos cubiertos en la misma póliza.

¿QUÉ CUBRE UN SEGURO DE DEFENSA JURÍDICA?

Las coberturas de los seguros de defensa jurídica son muy amplias y variadas, ya que dependiendo de cada aseguradora podremos disponer de unas o de otras, aquí os dejamos un resumen de las principales:

  • Una libre elección de abogado y procurador, sin necesidad de que te sean impuestos por la compañía aseguradora. El proceso de designación estará marcado según las condiciones estipuladas en la póliza. El único requisito exigido es que el abogado tenga la capacidad física y legal de ejercer como tal en el lugar donde está abierto el proceso judicial.
  • La defensa independiente de la aseguradora: no solo la elección del abogado es libre sino que este puede ejercer su actividad sin ningún tipo de indicación, premisa o presión por parte de la compañía aseguradora.
  • El pago de honorarios del profesional, que será abonado por la empresa de seguros, si bien esta tiene el derecho de fijar en póliza una cuantía máxima que, en caso de sobrepasarse, la diferencia total correría a cargo del tomador.
  • La posibilidad de transacciones, recursos y apelaciones, cuya condición y plazos deben constar en la póliza, así como debe recogerse el derecho del asegurado a que le reembolsen cualquier gasto derivado de estos procesos si la empresa aseguradora discrepaba en su ejecución y se obtiene un resultado más favorable.
  • El pago de gastos urgentes si se diera la situación de ser necesaria la intervención urgente de profesionales jurídicos, y cuyo límite ha de estar fijado en póliza de manera que, una vez superado, el asegurado debe abonar los gastos restantes.

Además, un seguro jurídico es de los que más abanico de coberturas complementarias ofrece en función de las entidades aseguradoras, que pueden derivar en garantías cubiertas tan variadas como las siguientes:

  • Asesoramiento jurídico telefónico de forma inmediata para consulta, con el proporcionamiento de un asesor especializado en el tema relacionado con la cuestión.
  • Asistencia presencial: asesoramiento en directo con un letrado especializado.
  • Redacción de documentos legales, así como su revisión.
  • Seguimiento en boletines oficiales con el fin de localizar comunicaciones efectuadas al asegurado.
  • Gestión y tramitación de procesos civiles como la separación o el divorcio.
  • Fianzas fijadas por el juez al asegurado a fin de obtener la libertad provisional.
  • Cobertura en pleitos o disputas relacionadas con el consumo, como la compraventa de bienes, la devolución, etc.
  • Gastos judiciales que se deriven de situaciones fijadas en póliza: defensa en casos de compra o alquiler de vivienda, asuntos tributarios, suplantación de identidad...
  • Más coberturas variadas como la defensa de sucesionesaccidentes de circulación, asuntos laborales como un despido improcedente-, etc.

¿A QUIÉN VA DIRIGIDO?

La versatilidad de un seguro de protección jurídica lo hace apto y recomendable para todo tipo de personas físicas y jurídicas y cualquier tipo de colectivo.

Un seguro jurídico puede adaptarse al ámbito privado de una persona como la defensa ante una denuncia o a su ámbito familiar como la gestión de un divorcio.

También puede servir como garante de los derechos de un autónomo ante, por ejemplo, el impago de un proveedor, aplicarse a escala empresarial asesoramiento en juicio de patentes o a cualquier tipo de organización o asociación.

CONTRATACIÓN DE UN SEGURO DE DEFENSA JURÍDICA

A la hora de contratar tu seguro de asistencia jurídica, debes tener en cuenta esta versatilidad y adaptar tu póliza a las coberturas que te garanticen la mejor asistencia ante el tipo de situaciones cuya defensa priorices.

Por ejemplo, si no has contraido matrimonio deberás evitar garantías opcionales como la gestión del divorcio, para que en tu póliza solo estés pagando por derecho a servicios que realmente puedes necesitar.

Igualmente has de analizar las coberturas y cláusulas de otros seguros que tengas adquiridos, ya que un seguro de comercio puede ofrecerte asistencia jurídica opcional, por lo que podría no convencerte la contratación extra de un seguro de abogados específicamente para ello.

No obstante, debes tener claro que un seguro de Defensa Jurídica otorgará siempre un servicio más completo que cualquier otra cobertura opcional de otra modalidad, por lo que su toma siempre es recomendable.

¿CUÁL ES EL MEJOR SEGURO JURÍDICO?

Lo importante es que revises los apéndices de tus demás pólizas y evitar así la contratación de un seguro de Defensa Jurídica cargado de duplicidades. Considera también la modalidad de defensa que deseas tener cubierta.

No existe un mejor seguro jurídico, pero si nos tuvieramos que decantar por alguna compañía en base a las coberturas que ofrece y una prima competitiva, serían Arag o Das, tanto si se trata de un seguro juridico para un particular o una empresa.

Sea como fuere, no olvides revisar tu póliza y comprobar así las coberturas que has contratado, los límites de capital para cada una y las exclusiones. La mejor forma de quedarte tranquilo y convencido de que tu póliza constituye la mejor opción a tu alcance es utilizar un comparador que analice las ofertas del mercado. Si tienes alguna duda al respecto, no dudes en contactar con nosotros: nos avalan años de experiencia y la plena satisfacción de nuestro clientes.