Defensa Jurídica en el Seguro de Hogar

Defensa Jurídica en el Seguro de Hogar

Un seguro de Defensa Jurídica otorga al tomador del seguro apoyo y protección jurídica ante posibles denuncias o reclamaciones que atenten contra sus bienes y derechos. Puede contratarse de forma independiente, aunque su cobertura viene en muchas ocasiones incluida en multitud de pólizas de seguros como el de coche, el seguro de hogar o el de comercio.

Su cobertura fundamental consiste en abonar gastos económicos de un proceso judicial al igual que la asignación de un abogado especialista en la materia. Muchos juicios se alargan por el uso constante de recursos y apelaciones, así que el precio final puede ascender a un número muy elevado y poner en peligro tu viabilidad económica.

La cobertura de defensa jurídica, ya sea contratada de forma aparte o esté incluida, por ejemplo, en una póliza Multirriesgo de Hogar, te ofrece cobertura en todos los casos estipulados en la póliza.

Las garantías de las modalidades de defensa jurídica varían, y son menores en pólizas relacionadas con seguros de empresas, de autónomos o cualquier otra asociación colectiva, en la que la cobertura reside, en general, en el asesoramiento durante y previamente al juicio y a la redacción de documentos.

Mientras tanto, las garantías en seguros particulares son más amplias; en una defensa jurídica en el seguro de hogar, en concreto, se ofrece asistencia jurídica en cualquier tema relacionado con la vivienda, así como otros casos.

QUE CUBRE LA DEFENSA JURIDICA DE UN SEGURO DE HOGAR

Por tanto, la defensa en el hogar se aplicará en daños o reclamaciones al tomador relacionados con tres bloques fundamentales:

  • El contenido, es decir, elementos diversos que se encuentren dentro de la vivienda, como mesas, sillas, equipo electrónico, electrodomésticos, etc.
  • El continente, que es la estructura de la vivienda, incluidos trasteros, garajes y demás.
  • La responsabilidad civil, que hace referencia a los gastos que puedas ocasionar a terceras personas por cualquier servicio de obra, siniestros como goteras o hundimientos, etc.

Las coberturas de la defensa judicial incluyen estas garantías, residiendo la única diferencia en la materia del juicio, que determina si estas se aplican o no:

  • Elección de abogado y procurador por parte del tomador, es decir, que no está supeditada a la acción de la compañía de seguros, la cual tampoco podrá intervenir en la estrategia de defensa. La única condición exigida es que el letrado disponga de capacidad física y legal (que no esté suspendido) de ejercer en la localidad donde se lleve a cabo el juicio.
  • El pago de honorarios al abogado, aunque la mayoría de compañías limitarán el capital total de aseguración en este caso.
  • El pago y gestión de transacciones, apelaciones y recursos, cuya condición y plazos tienen que fijarse en póliza.
  • El pago de gastos urgentes si se diera el caso, y cuyo capital asegurado máximo también se estipulará en póliza
  • Cobertura en pleitos de consumo, como la compraventa de bienes o la devolución.

Si tienes alguna duda, escríbenos exponiendo las cláusulas de tus distintas pólizas y las garantías en las que te interesa estar cubierto. Nuestro equipo de profesionales analizará tu situación y te aclarará si es conveniente adquirir una cláusula de defensa jurídica en tu seguro de hogar o si debes contratar un seguro de defensa jurídica aparte.

En cualquier caso, es posible que tu compañía no ofrezca (o no lo haga en condiciones favorables) modalidad de cobertura jurídica