El Beneficiario de un Seguro de Vida

El Beneficiario de un Seguro de Vida

Un beneficiario de un seguro de vida es aquella parte del contrato del seguro que corresponde a la persona física o jurídica que recibe la indemnización por capital o renta temporal, diferida o vitalicia tras el fallecimiento u otras causas estipuladas en la póliza (invalidez, gran invalidez o enfermedad grave) del asegurado, que es en quien subyacen las coberturas.

Pese a que la mayoría de los seguros de vida se contratan con la idea previa de designar a un beneficiario, la Ley del Contrato del Seguro no recoge la obligatoriedad expresa de la asignación del mismo para la validez legal y vigente de un seguro de vida, de modo que se cuenta con recursos jurídicos y notariales para esclarecer quién cobra el pago en caso de fallecimiento del asegurado y demás causas.

No obstante, para evitar trabas legales y estancamientos burocráticos es altamente recomendable plasmar con máxima concreción el beneficiario o beneficiarios y el orden y reparto del capital para con los mismos. Procura no usar conceptos genéricos y ambiguos y, para mantenerte seguro, proporcionar datos específicos de los mismos como nombre, relación, número de identidad, etc.

A partir de aquí, si estableces a tus hijos en general como beneficiarios, sin concreción, serán considerados como tales todos tus descendientes que cuenten con el derecho a herencia. Si, por contra, utilizas el término "herederos de", se aplicará a los que tengan esa condición en el preciso momento de defunción del asegurado, y no a los que lo fueran en el momento de la rúbrica.

Si únicamente asignas como beneficiarios a "los herederos", no se considerarán como tales los del asegurado sino los del tomador del seguro que alberguen esta condición en el momento de defunción del asegurado. Ten en cuenta que un heredero preservará su condición aunque renuncie explícitamente a la herencia.

En los mismos términos que los anteriores, la designación del cónyuge como beneficiario se aplicará al susodicho en el preciso instante de fallecimiento del asegurado.

La indemnización a los beneficiarios, si el caso contrario no se revela expresamente, se repartirá a partes alicuotas; si alguno de ellos renunciara a su parte, se distribuiría equitativamente entre el resto.

Recuerda, por tanto, seguir ciertas reglas a la hora de designar al beneficiario (que puede coincidir con el tomador y el asegurado del seguro): sé concreto, considera tus posibles divorcios o hijos ilegítimos que pudieran generar ambigüedad legal, detalla el orden y reparto del capital y revisa periódicamente las circunstancias; puedes añadir y eliminar beneficiarios tantas veces como quieras, así que nunca está de más mantenerlo actualizado.

Comunícate con el beneficiario de tu seguro de vida. Un desconocimiento por su parte a la hora del fallecimiento del asegurado podría suponer la expiración de los plazos de reclamación o la ignorancia en la garantía de los derechos que le correspondan. Lo ideal sería que le notificaras de los detalles de la póliza para que sepa cómo proceder una vez llegada la defunción, invalidez o enfermedad grave.

El beneficiario debe, una vez producido el fallecimiento, acudir al Registro de Contratos de Seguros de Vida, cuya solicitud de documentos puede demorarse en dos semanas; la expedición de los mismos puede tardar hasta siete días. Posteriormente, tiene que hacerse con un certificado de defunción en el Registro Civil y comunicar la defunción a la compañía de seguros. Esta podrá solicitar documentación variada para esclarecer los sucesos y su adecuación a los términos de la póliza. Clica aquí para obtener más información sobre cómo cobrar un seguro de vida.

Recuerda que el beneficiario tiene la obligación de tributar el montante recibido como Impuesto de Sucesiones si la indemnización deriva del fallecimiento del asegurado. En caso de que el beneficiario sea el propia asegurado por la cobertura de invalidez, le correspondera tributar por el IRPF.

Para obtener más información, consulta nuestros artículos de tributación en seguros de vida e impuestos de sucesiones.

Si tienes cualquier duda sobre la condición de beneficiario, no tienes claros los procedimientos a seguir a la hora de recibir el cobro o desconoces tu deber fiscalCONTACTA CON NOSOTROS y te atenderemos con la mayor brevedad posible